Sociedad

Cambios en las obras sociales y en las capacitaciones docentes por la Ley de Dislexia

Se reglamentó la ley 27.306 que garantiza el derecho a la educación de las personas con Dificultades Específicas de Aprendizaje, como la dislexia. La nueva norma abarca tanto la cobertura de salud como las adaptaciones curriculares y la formación docente. Por eso, una de las titulares de Disfam Tandil, Patricia Aparicio, habló con PNT, sobre la situación en nuestra ciudad.

“Desde dislexia Tandil obtener la reglamentación de la Ley es la mejor noticia que podamos recibir. Hace cuatro años , más o menos , que estamos trabajando con el grupo, y la verdad que no pensabamos que la ibamos a lograr”, dijo entusiasmada Aparicio.

Además, explica que “en España donde nace la palabra Disfam, que es dislexia y familia , ellos no lo han podido conseguir, asique nosotros que hemos empezado después, ésta lucha, la hayamos logrado ha sido la mejor noticia”
También, la referente de Disfam, comenta que “a pesar de que teníamos una resolución la 59/13 que era para toda la provincia de Buenos Aires, con todo los niveles educativos, con sus adecuaciones, no nos era fácil ir a cada escuela y que entendieran los docentes que esa resolución implicaba una adecuación”.

“Ahora que estamos respaldados por ésta ley, podemos “exigir” esas adecuaciones que son tan necesarias para los chicos con dislexia. También la Ley permite capacitaciones para todos los docentes”, dice Aparicio.

“La reglamentación requiere la cobertura en el plan médico. Las obras sociales no cubrían las sesiones con psicopedagógos, que son carísimas,  pero ahora tienen la obligación de brindar  los tratamientos a los chicos” , aseveró.
Por otra parte, la docente, describió: “Nosotros vamos a seguir yendo a las escuelas, cuando lo soliciten, muchas veces utilizamos los perfeccionamiento docentes.  Los directivos nos convocas y hablamos sobre las adecuaciones, los signos de alarma, cómo darse cuenta, cómo es el cerebro de un alumno con dislexia. Muchos nos saben que en un salón de treinta chicos por lo menos dos o tres alumnos tienen dislexia y solamente uno tenga diagnóstico y los otros dos no lo saben”.

Por último, Aparicio, argumentó que “espero que desde la Dirección de Escuelas y el Ministerio de Educación dicten esas capacitaciones.  Los magisterios no nos preparan para detectar chicos con dislexia”.
“Nosotros estamos como intermediarias  para lograr que el docente conozca y reconozca la situación y que pueda cambiar su mirada. También damos charlas para padre para saber como ayudar a su hijo. Pueden escribirnos en la página de Facebook de Disfam Tandil  y los ayudaremos a repensar la dislexia”, concluyó

 

Nota anterior

Los docentes reclaman por falta de pago y la paralización de las obras

Nota siguiente

Corte del servicio de agua

The Author

plandenoticias

plandenoticias

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.