Deportes

Con 11 años, Lucas Segovia, es campeón argentino en 200 metros mariposa

Lucas Segovia, es un Ser humilde, tranquilo, silencioso y un gran guerrero en el Agua. Con apenas 11 años de edad se desliza en la pileta sin sufrir el menor esfuerzo.

La velocidad, la disciplina, la autosuperación y el compromiso son sus valores en la natación. Lo disfruta hasta sentirse plenamente libre, para él no es solamente un deporte, es un modo de Vida. Las exigencias del trabajo en los diferentes estilos de nado forman parte de la pasión y el amor con el fin de generar buenos frutos.

Desde que tenía dos años de edad está nadando, aunque no recuerda cuando empezó a entrenar para ir a los torneos. Sus pensamientos rondan entre mejorar sus tiempos  y cumplir su sueño de participar de los Juegos Olímpicos de África 2022.

En la actualidad, Segovia, en las competencias representa al club Power Swim, pero entrena dos horas diarias en el Club Unión y Progreso de Villa Italia. “Siento las ganas de seguir nadando”, manifestó Lucas a PNT Diario Digital.

Por eso, el entrenador, Marcelo Honorato, sus papás, Romina y Claudio, y sus cuatro hermanitos realizan un gran esfuerzo para acompañarlo para que pueda cumplir sus sueños.

Cada dos semanas viaja a Buenos Aires para participar de los torneos y tras tanto entrenamiento y responsabilidad por el deporte logró ser campeón argentino en 200 metros mariposa. Además, Segovia, fue requerido por tercera vez a formar parte de la selección de FENABA en el natatorio olímpico de los YOG 2018. La convocatoria se realiza con proyección a los YOG Dakar 2022.

“Cuando estoy compitiendo en los torneos espero a que me llamen rápido para volver a la competencia”, afirmó el pequeño y además agregó :”Tengo ganas de competir y de seguir nadando para que cuando sea grande pueda participar de los Juegos Olímpicos de África 2022″.

También, el entrenador en Tandil, Marcelo Honorato, habló con PNT Diario Digital, sobre el trabajo que realiza con el nadador para que pueda participar en los eventos deportivos.

“Con Lucas  nos reencontramos en un Torneo y verlo me generó una gran satisfacción. Lo felicité y le desee lo mejor. Hacía un año que no estaba con él, pero tuve la suerte de que sus padres me contactaran. Comencé a prepararlo luego de que salió campeón de la carrera de 200 metros mariposa”, narró.

También, Honorato, explicó: “Cuando  veo a sus padres y sus entrenadores de Power Swin con la energía y la esperanza con la que lo apoyan, me genera una gran responsabilidad. Mi objetivo es tratar de cometer los menores errores posibles, porque cuando uno tiene un nadador como Lucas, hay que estar muy atento a todo, así podré darle lo mejor de mí para que él pueda avanzar, día a día, en la natación”.

Además, el preparador, destacó que “tenemos una relación cada vez más fluida y su familia sabe que no tienen ningún problema en llamarme, en pedirme algo. Charlamos mucho con él para comprender qué es lo que quiere y qué necesita para que logre ganar en las competencias”.

“Es un placer entrenar a Lucas. Verlo feliz cuando viene de un torneo bajando sus marcas y sintiéndose bien, me genera mucha felicidad. También, observo que se encuentra a la par de sus rivales”, argumentó Honorato  y luego, continuó, diciendo que  “cuando va a la concentración, el entrenador de Power Swim, me da un informe con todos los test que realizó. Siendo que son muchas horas de trabajo, los resultados arrojados fueron muy buenos, y  me genera una gran satisfacción”.

.”

 

 

 

Anterior

Se lanzó un nuevo espacio del Frente Todos para las próximas elecciones

Siguiente

Mario Oscar García

Archivo Autor

plandenoticias

plandenoticias

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.