Locales

Economías de Plataformas y Alquileres Turísticos Temporarios

Uno de los temas más actuales por los cuales debemos interesarnos y ponernos a trabajar activamente desde el Estado Municipal es la cuestión de los alojamientos turísticos temporarios y las plataformas relacionadas a este sector. El de las llamadas economías de plataformas digitales. Es particularmente importante en ciudades con demanda turística como la nuestra, pero además porque en el caso de algunas de esas plataformas tienen una relación directa con el problema urbano y habitacional.

¿Cómo se relacionan al problema de la vivienda?

Un tema que nos preocupa centralmente es la relación de las plataformas de alojamiento turístico y el problema del mercado de alquileres. Ya de por sí venimos muy atrasados en la regulación de la oferta de viviendas en alquiler. Por ejemplo no existe registro de las propiedades en alquiler en la ciudad. No existe un protocolo de calidad habitacional. No existe tampoco un ordenamiento de los conjuntos horizontales (los complejos de departamentos que tanto han proliferado). Pero además necesitamos un registro de la oferta informal de alojamientos temporarios.

La ampliación de este tipo de oferta en el mercado de alquileres a través de plataformas como Airbnb, puede terminar generando consecuencias muy negativas en el mercado de alquileres permanentes. Si el alojamiento turístico temporario, a través de estas plataformas que canalizan la demanda, le genera al ofertante mayores ingresos que el alquiler permanente (y así está sucediendo), y puede evitar de esta forma controles básicos, entonces una parte del mercado de viviendas en alquiler no sólo saldrá del mercado formal sino que también lo hará del mercado del alquiler permanente. De esta manera se va reduciendo la oferta de viviendas en alquiler para quienes habitan de manera permanente la ciudad. Esto genera un achicamiento de la oferta y un aumento de los precios, además de peores condiciones de negociación para lxs inquilinxs residentes. En síntesis, no regular esta actividad va a generar mayores problemas habitacionales.

¿Qué son y cómo operan las economías de plataformas en las ciudades?

Las usinas ideológicas que intentan formar la opinión pública global, aliadas a éstas estrategias empresariales, han intentado imponer la idea de que se trataría de verdaderas economías “colaborativas”, que permiten aprovechar las nuevas tecnologías, generar empleo y rápidos ingresos a sectores que están en búsqueda de ellos. Sin embargo estas estrategias empresariales están generando conflicto allí en cualquier ciudad del mundo donde comienzan a operar. Así sucede con Uber, Airbnb, Rappi, Glovo, etc.

Lo cierto es que lejos de desarrollarse como economías colaborativas son verdaderas plataformas comerciales y actúan como economías informales, extractivas y de la precariedad. Informales; porque son economías generadoras de ingresos no reguladas por el Estado en entornos sociales en que sí están reguladas actividades similares. O sea, compiten de manera desleal. Extractivas; porque además de la evasión impositiva, se llevan fuera de la ciudad y del país una parte del volumen de dinero que circula en estas actividades, debilitando al capital local. No invierten pero se llevan importantes ganancias. Y son economías de la precariedad porque generan pocos ingresos para quienes utilizan estas plataformas y operan negando el ejercicio de derechos fundamentales como por ejemplo derechos laborales, o por fuera de regulaciones de control básicas. El accionar de estas plataformas está relacionado al dominio global de las ciudades.

¿Por qué es importante regular esta actividad en Tandil?

Las ciudades que operan como destinos turísticos son las más buscadas por estas estrategias empresariales. Tandil es una de ellas. Existe un encadenamiento entre estas actividades en los lugares donde más llegan visitantes. Comienzan a operar plataformas de alojamiento turístico y luego se suman las plataformas de envíos y también las de transporte de personas como Uber. Estas actividades se combinan entre si ya que son servicios que se necesitan mutuamente. Ser una ciudad potencialmente receptora de estas plataformas hace más necesaria su regulación.

El dejar hacer y dejar pasar puede tener consecuencias a mediano plazo. Algunas de ellas son por ejemplo la desarticulación de las regulaciones sectoriales, y regulaciones de seguridad e higiene y laborales. Por otra parte tiende a afectar la capacidad de planificación del desarrollo económico, urbano y habitacional. Aquí podemos mencionar los planes locales de desarrollo sectoriales como por ejemplo del sector turístico. En Tandil en el 2020 es necesario rediscutir el Plan Estratégico del Turísmo. Y estos temas no pueden faltar.

Desde el Concejo Deliberante vamos a trabajar activamente para encontrar la mejor estrategia que nos permita hacer frente a esta situación emergente, buscando fortalecer la capacidad de planificación estratégica del Estado Municipal, asegurar una competencia legítima fortaleciendo al capital local, y crear condiciones favorables para las y los inquilinos.

Nota anterior

"Vía Tac" absorberá a la mayoría de los chóferes de "El Rápido"

Nota siguiente

Suspenden a 41 trabajadores de Loimar

The Author

plandenoticias

plandenoticias

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.