Locales

La UTEP Tandil frente a los dichos de Alejandra Marcieri

Las organizaciones que conformamos la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular en Tandil (Corriente Clasista y Combativa, Movimiento Evita, Movimiento de Trabajadores Excluidos, Mujeres Sin Techo, Somos Barrios de Pie, La Garganta Poderosa y Movimiento Popular la Dignidad) repudiamos enérgicamente los dichos de la Secretaria de Desarrollo Social Alejandra Marcieri.

En el transcurso de los últimos días hemos visto como se suceden medidas que cambian drásticamente la vida diaria de millones de personas en nuestro país. Entendemos que estas medidas son tomadas para el bien común y, en ese sentido, nos manifestamos públicamente comprometiéndonos a acompañar lo dictaminado por el gobierno nacional y poniendo a disposición toda la potencia de los movimientos sociales para colaborar en estos tiempos difíciles (se adjunta el comunicado nacional al final de esta nota). Esta misma voluntad de colaborar fue expresada a autoridades del gobierno municipal en los últimos días. Por otra parte, somos plenamente conscientes de que esta situación nos pega a todos y todas, pero no afecta de la misma manera.

El sector de la Economía Popular está conformado por miles de trabajadores y trabajadoras que se inventaron su trabajo ante la absoluta desprotección del Estado para garantizar derechos humanos básicos (acceso a la salud, a la educación, a la vivienda digna, al trabajo digno). En Tandil y en todo el país nuestro sector sale día a día a ganarse la vida reciclando materiales, produciendo en polos textiles, fábricas recuperadas, trabajando la tierra, sosteniendo comedores, merenderos, espacios comunitarios y un largo etcétera. Los años de lucha han logrado que la sociedad argentina -y la tandilense en particular- nos vea y nos comience a reconocer. Aun así, estamos muy lejos de lograr que nuestro trabajo tenga la misma protección que tienen otras actividades: remuneración estable y asimilable a convenios colectivos de trabajo, obra social, jubilación, descanso, medidas de higiene y seguridad adecuadas, entre otras, son todavía una deuda pendiente para con nosotros y nosotras.

Por todo esto, nos parecen aberrantes los dichos de Alejandra Marcieri. En el día de hoy se publicó una nota para comunicar las medidas que adoptaron desde la Secretaría Municipal de Desarrollo Humano y Hábitat. En ella la funcionaria afirma que las personas que acceden a programas como la Asignación Universal por Hijo (AUH) o accedan a la jubilación mínima están “sobreasistidas”. Nada más alejado de la realidad. Deslizar que es demasiado 3100 pesos por hijo/a o bien 16000 de jubilación mínima nos parece aberrante y desubicado en el contexto actual. Luego de 4 años de un gobierno que arrasó con nuestro país, y del cual el municipio fue parte, asistimos cotidianamente al enorme esfuerzo que hacen las familias para vivir dignamente sin la presencia del Estado Municipal. Pero esto no es todo, párrafo a párrafo añade dichos estigmatizantes y xenófobos. Desliza que “hay gente con muchos hijos, que tal vez se gastó la AUH en otra cosa” tildando de irresponsables a las madres que acceden a este beneficio. Más grave todavía, añade que “esa no es gente que trabaja, es gente que vive de la asignación” lo cual no solo es absolutamente falso, si no que también no hace más que reforzar un sentido común lleno de odio. Lamentablemente, no es la primera vez que la funcionaria muestra su absoluta falta de sensibilidad y rechazo a los sectores populares. Que Alejandra Marcieri sea la titular hace años de un área crítica como Desarrollo Social hace evidente cual es la postura del Estado Municipal frente a los y las más vulnerables. Como organizaciones que trabajamos todos los días con los sectores populares y luchamos contra el estigma que nos impone la sociedad, creemos que es de una irresponsabilidad absoluta que Marcieri continúe en su cargo.

Por otro lado, todas las organizaciones que conformamos la UTEP hoy estamos redoblando esfuerzos para que nuestros compañeros y compañeras puedan sobrellevar este momento. Entregamos alimentos y kits de limpieza en cada barrio donde estamos, además de reforzar los criterios que propone el Ministerio de Salud para el cuidado colectivo. Mas allá de esto, manifestamos al gobierno municipal nuestra voluntad de colaborar. El municipio desoyó nuestro ofrecimiento y propuso contener la demanda desde una sola oficina y con una única línea habilitada para consultas. El resultado era predecible y, además, totalmente contradictorio con las indicaciones nacionales sobre cuidado. Una sola boca de expendio de alimentos como única política de contención social frente a esta crisis, de magnitud y duración todavía inciertas, inevitablemente conduce al agolpamiento de gente y desborde. Además de patético, es inconducente que la misma titular de la cartera de desarrollo tenga que salir a dar explicaciones en la calle frente a una multitud. Y en la nota que brindó hoy, es claro que, en vez de hacerse cargo de sus limitaciones, la funcionaria prefiere culpar a los pobres como siempre lo ha hecho.

Por todo esto exigimos que el municipio de soluciones. Y, sobre todas las cosas, salga de su soberbia al negarse a tomar en consideración el enorme aporte que pueden hacer las organizaciones sociales en esta emergencia nacional. Seguimos dispuestos a colaborar, pero bajo ningún punto de vista toleraremos que nos humillen.

Nota anterior

Solamente son tres los casos sospechosos de Coronavirus en Tandil

Nota siguiente

Ángel Roberto Alzetta

The Author

plandenoticias

plandenoticias

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.