Locales

Pandemia y conciencia ambiental

La Asamblea Ciudadana en Defensa de las Sierras de Tandil envió una misiva a los medios de prensa en el marco del Día Mundial del Ambiente.

“Este 5 de junio, Día del Ambiente, nos encuentra viviendo una pandemia. La aparición de un virus hiper-contagioso, para el cual no hay vacuna ni remedio, ha colocado a la reflexión y la conciencia sobre el ambiente en el centro de la agenda social. La manipulación de la naturaleza y las formas insustentables de producción y consumo, que generan impactos ambientales a gran escala, pérdida de biodiversidad y un cambio climático global, se han vuelto una amenaza a la vida. Todos los impactos que se han producido en nombre del crecimiento económico y de la acumulación de riqueza dejan de ser una advertencia o un reclamo de los ambientalistas, científicos y pueblos en resistencia: hoy son reconocidos por la gran mayoría de los ciudadanos del mundo como una amenaza que nos llama a actuar decididamente para cambiar las acciones humanas que vulneran el ambiente. La vida requiere que convivamos, que encontremos las formas de no destruir la naturaleza de la que somos parte”.

“Cambiar el productivismo y el consumismo, vivir de una manera más armoniosa, con respeto y amor, no es un imposible. Lo imposible es sobrevivir con dignidad y felicidad sin cambiar lo que está destruyendo a la vida”.

“Aquí, desde estas Sierras antiquísimas, rocas que se formaron cuando África y América aún eran parte de un solo continente, conviviendo con plantas y animales que co-evolucionaron en miles de años, respirando una historia que nos precede y nos nombra, estamos vivos, en este tiempo de reflexión humana: ¿Qué estamos haciendo con este maravilloso lugar?”

“En poco más de un siglo, hemos construido sobre los arroyos y luego los tapamos y entubamos; convertimos bellísimos cerros en huecos gigantescos; envenenamos el campo y los alimentos; llenamos de concreto los corazones de manzana, impermeabilizando la ciudad; contaminamos los arroyos con efluentes sin tratar o mal tratados; rellenamos terrenos con residuos industriales peligrosos; usamos mucho más de lo que realmente precisamos, y generamos residuos que ni siquiera separamos en origen para que algo se pueda recuperar”.

“Como si todo esto fuera poco, no nos conformamos con vivir a los pies del entorno serrano. Una minoría, cegada por el negocio inmobiliario, el turismo mal entendido (que carcome lo que le da sentido) y la ambición de unos pocos por apropiarse del paisaje, construye sobre las Sierras: hoteles, cabañas, casas, caminos, modifican las laderas sobre las que construyen y alteran las cuencas hídricas que nacen en las Sierras. Menos manantiales, roquedales, flora y fauna nativa; más efluentes cloacales, césped, piletas y alambrados”.

“El ordenamiento existente no se cumple. La razón del negocio, la mirada cortoplacista y el individualismo son parte de la “normalidad” que destruye el ambiente. Y es lo que hay que cambiar en Tandil y en el mundo, para preservar la vida, y para que la vida humana tenga más sentido y sea más vivible”.

“Algunos de estos impactos ocurrieron cuando no había otras posibilidades ni había suficiente conocimiento; pero la mayoría se han intensificado en los últimos años, cuando más sabemos y más posibilidades existen de hacer las cosas bien. HOY es nuestra responsabilidad”.

Asamblea Ciudadana en Defensa de las Sierras de Tandil

Anterior

Telma Delfina Waldbillig vda de Martínez

Siguiente

Nuevos cortes transitorios en caminos rurales para impedir la evasión de los controles sanitarios

Archivo Autor

plandenoticias

plandenoticias

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.