Locales

Asamblea en defensa de las Sierras de Tandil: “Biodiversidad vs venenos”

Los integrantes de la Asamblea en defensa de la Sierras de Tandil enviaron una nota a la redacción de PNT Diario Digital sobre la utilización de agrotóxicos en nuestra ciudad

A continuación el texto de la misiva:

Biodiversidad vs venenos

Un modelo hiperproductivo que no genera abundancia de alimentos sanos sino de problemas ambientales y sociales, es sin dudas un modelo a revisar.

Ante los reclamos de quienes quieren evitar  el uso de agrotóxicos se levantan las voces  del  status quo, con  el argumento de la defensa de la producción, como si sólo fuera posible producir envenenando.

La invocación a la propiedad privada y el derecho absoluto a  elegir cualquier método  de producción son un fundamentalismo carente de derecho. Lo que está en juego son los usos, no la propiedad.

No toda modernización tecnológica es buena en sí misma. Y la sociedad es responsable de los efectos de la intervención sobre la naturaleza  de la que formamos parte. Regular democráticamente los usos es un imperativo ético en tiempos  dónde la capacidad tecnológica crece con una progresión acumulativa. Que se pueda hacer técnicamente no quiere decir que deba hacerse. La inteligencia humana no es sólo desarrollar capacidades técnicas, sino organizar la relación sociedad naturaleza de modo de preservar la vida en el tiempo y hacer la vida más feliz.

El conflicto por la utilización de agrotóxicos  es la expresión más clara de las racionalidades en disputa.  La preservación de la salud humana y ambiental  no es un objetivo  comparable con el derecho a maximizar las ganancias, porque son de un orden diferente.  No sólo se trata de una actividad que genera beneficios a quién la realiza y daños y perjuicios a terceros,  que los generadores no reconocen y socializan en una o varias generaciones y en la naturaleza misma.   Se trata de jerarquías de valores diferentes ¿cuánto vale una vida?  ¿Cuánto vale el sufrimiento de un niño enfermo por una causa que pudo haberse evitado? ¿Cuánto vale la salud de los ecosistemas?  No hay precio para ese valor, ni lógica mercantil que sirva para dar respuestas a esas preguntas.

¿Cuál es la jerarquía de valores de la sociedad y de los gobiernos que deben representarla?

Urge que la legislación y la acción de todos los niveles de gobierno reconozcan las situaciones  que genera el modelo intensivo en agrotóxicos.   Urge una justicia legítima que garantice la igualdad ante la ley y jueces y legisladores que no naturalicen que una multinacional, o un empresario sojero tengan prerrogativas sobre  las personas que viven en o  cerca del campo.

Así como la transformación estructural del modelo que da origen a los conflictos  requiere  trabajar en pos de la transición hacia un modelo productivo en equilibrio con la naturaleza, en lo inmediato deben tomarse todas las medidas que eviten o mitigen los impactos.

En este sentido adherimos al trabajo realizado por la Junta Vecinal por un Ambiente Saludable y valoramos lo establecido por la Cautelar del  Juez Blanc.

En lo inmediato es imprescindible garantizar un área suficientemente precautoria libre de fumigaciones  en torno a lugares habitados, la clasificación de los químicos utilizados que considere sus efectos acumulativos y el control efectivo de la manipulación de agrotóxicos.

En el mediano y largo plazo, pero empezando hoy,  debemos construir un modelo productivo que sea realmente sustentable económica y ambientalmente. En este sentido, es necesario reconocer  que la agroecología conjuga saberes y prácticas aptas para extensiones a todas las escalas. La experiencia de “La Aurora” nos muestra que es posible.

Además, son cruciales el ordenamiento territorial y las regulaciones adecuadas que permitan aprovechar las sinergias de la conservación de ambientes naturales y los sistemas de producción. La agricultura que se realiza en ambientes donde se preserva la biodiversidad  es altamente productiva  (Garibaldi y Ots. )

Conservar el ambiente natural de las Sierras, las áreas cercanas a los arroyos y las banquinas  de los caminos con cobertura natural,  avanzar en la implementación de prácticas agroecológicas e impedir las fumigaciones empezando por las áreas cercanas a zonas habitadas son parte de la transición de un modelo productivo que destruye la vida a uno que la cuida y propicia. ¿Cuáles son los valores que legaremos a las futuras generaciones?

Asamblea en defensa de las Sierras de Tandil

Nota anterior

Se inició la temporada 2021 de la colonia municipal de vacaciones

Nota siguiente

Tras un paro de 48 horas, abre en su horario habitual el Casino de Tandil

The Author

plandenoticias

plandenoticias

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.