Locales

“La Huerta”: nueva audiencia del juicio por delitos de Lesa Humanidad

Soledad Restivo/Agencia Comunica/ Unicen

Este viernes 28 de octubre se realizó la audiencia número 19 del juicio por delitos de lesa humanidad cometidos en el centro bonaerense durante la última dictadura cívico militar eclesial. Se escucharon 4 testimonios.

La primea en declarar fue Mabel Vaccaroni, quien era pareja de Walter Fernández en 1977 cuando este fue víctima de los hechos relatados durante la audiencia anterior. Mabel contó cómo fue la búsqueda por su paradero. Cuando supo que estaba en la comisaria primera de Tandil, le llevó comida durante varios días. Allí reconoció a los oficiales Mangudo, Sánchez (fallecido) y los hermanos Tolosa.

Contó que, con Walter, inventaron un código con mandarinas para saber si realmente se encontraba en la sede policial: “le llevaba cuatro mandarinas y me devolvía 2, el día que las mandarinas no volvieron yo sabía que ya no estaba allí”. Luego supo a Walter se lo habían llevado las fuerzas militares. Desde ese día comenzaron a citarla a la sede de investigaciones donde era amenazada mientras la interrogaban, sometiéndola a terror psicológico.

Durante su declaración, Mabel ubicó el lugar del secuestro y tortura de Fernández en la “Quinta de los Méndez”. Por ello, la defensa de los hermanos, consignados como cómplices civiles, volvió a la carga con el señalamiento de la Quinta “La Blanqueada”. Con esta argucia, El Dr. Manuel Baillieau intentó sembrar dudas acerca la permanencia de las víctimas en la finca de Julio y Emilio Méndez. La estrategia del abogado desconoce aquello que quedo debidamente probado en el juicio por el secuestro tortura y asesinato del abogado laboralista Carlos Moreno.

“La Blanqueada” es una quinta lindera a la ruta 226, en Villa Italia Norte. Allí habría funcionado la sede del Servicio de Inteligencia del Ejército, con entrada por calle Pujol y Beyró. Un lugar muy lujoso y de esparcimiento donde se realizaban fiestas y asados. Se supone que allí sucedían las reuniones de las jerarquías de las fuerzas Armadas, la curia y las elites locales.  Diferentes fuentes aseguran que “no está señalado como centro clandestino detención de manera oficial, aunque el saber popular tandilense sí lo hace”.

Luego declararon las hijas y el hijo de Ernesto Saúl Fernández Tasende, quien fue detenido ilegalmente en octubre de 1976. Lo fueron a buscar a la oficina donde se desempeñaba como Gerente de la firma “Usandizaga y CIA”, ubicada en calle Alem entre Belgrano y Pinto. Personal del ejército lo llevo a hasta a su hogar para allanar el domicilio y luego lo dejaron en la Comisaría Primera Tandil, donde permaneció detenido aproximadamente seis días.

María Florencia, Lisandro y María Luisa eran niños entre 9 y 12 años. En sus declaraciones relataron lo sucedido con su papa Ernesto. Los recuerdos se componen de sus propias experiencias y relatos familiares. Muchas de sus vivencias se cargaron de sentido cuando comenzaron a entender y encontrarse con otros relatos surgidos con el retorno democrático. Ernesto Fernández Tasende ofreció su testimonio a la CONADEP en 1984.

La memoria está ligada al tiempo que fluye entre los espacios de la experiencia y los recuerdos individuales y colectivos. La memoria colectiva propone significados sobre el pasado y maneras de imaginar el porvenir.

El tribunal anunció que la próxima audiencia se realizará el día 11 de noviembre desde las 8:30 horas. El debate es retrasmitido en el Aula Magna de la UNICEN (Pinto 399, Tandil) y el Centro de Investigación y Postgrado de la facultad de Derecho (Bolivar 481, Azul). Para asistir deberá presentarse DNI.

Nota anterior

✝ Teresa Agustina Abram viuda de Beretta

Nota siguiente

Dos hombres detenidos por tenencia de cocaína, dinero en efectivo y arma blanca

The Author

plandenoticias

plandenoticias

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *